Recuperar la piel después del verano

Las vacaciones nos dejan llena de recuerdos y de sensaciones placenteras. Pero también hay el otro lado del verano. Y es ahora cuando nos damos cuenta de los problemas a los que se enfrenta la piel con la nueva temporada. Llega el nuevo curso, también es una nueva época para tu piel.

Existen medidas que debemos tomar para acostumbrar nuestro cuerpo a la nueva estación y evitar los daños producidos durante estos meses, y que vuelve a la rutina más deshidratada, y que suele aumentar debido a quemaduras por el sol, aparición de manchas etc. Sólo tienes que detectar el problema y ponerte manos a la obra.

El sol es un enemigo de la piel, y en los meses de sol, es común que abusemos de las radiaciones. Incluso si hemos seguido las recomendaciones sobre protección solar, es necesario ayudar a las células de la piel a regenerarse para prevenir la aparición de problemas.

Y es que durante el verano, a veces descuidamos algo la piel y nuestras rutinas de cuidados diarios, quizás por falta de tiempo, porque no tenemos medios, o por simple relajación. Es por ello que cuando llegamos al final del verano es el mejor momento para empezar a plantearnos los cuidados de la puesta a punto.

Las pieles más secas son las que han sufrido más, ya que el viento y el sol son las que provocan una mayor sequedad y así aumenta el aspecto de piel envejecida, el comienzo de todo tratamiento es eliminar toda esa capa de células muertas que envejecen más e hidratar con más intensidad la piel.
Limpiar la piel y exfoliarla es el primer paso para mejorar la piel, sobre todo cuando hace muchos días que no se ha hecho ningún tratamiento. Con ello lograremos eliminar células muertas, impurezas, rugosidades de la piel para dejarla limpia y preparada para todos los tratamientos.

Recuperar la piel después del verano

Las vacaciones nos dejan llena de recuerdos y de sensaciones placenteras. Pero también hay el otro lado del verano. Y es ahora cuando nos damos cuenta de los problemas a los que se enfrenta la piel con la nueva temporada. Llega el nuevo curso, también es una nueva época para tu piel.

Continuar leyendo
Existen medidas que debemos tomar para acostumbrar nuestro cuerpo a la nueva estación y evitar los daños producidos durante estos meses, y que vuelve a la rutina más deshidratada, y que suele aumentar debido a quemaduras por el sol, aparición de manchas etc. Sólo tienes que detectar el problema y ponerte manos a la obra.

El sol es un enemigo de la piel, y en los meses de sol, es común que abusemos de las radiaciones. Incluso si hemos seguido las recomendaciones sobre protección solar, es necesario ayudar a las células de la piel a regenerarse para prevenir la aparición de problemas.

Y es que durante el verano, a veces descuidamos algo la piel y nuestras rutinas de cuidados diarios, quizás por falta de tiempo, porque no tenemos medios, o por simple relajación. Es por ello que cuando llegamos al final del verano es el mejor momento para empezar a plantearnos los cuidados de la puesta a punto.

Las pieles más secas son las que han sufrido más, ya que el viento y el sol son las que provocan una mayor sequedad y así aumenta el aspecto de piel envejecida, el comienzo de todo tratamiento es eliminar toda esa capa de células muertas que envejecen más e hidratar con más intensidad la piel.
Limpiar la piel y exfoliarla es el primer paso para mejorar la piel, sobre todo cuando hace muchos días que no se ha hecho ningún tratamiento. Con ello lograremos eliminar células muertas, impurezas, rugosidades de la piel para dejarla limpia y preparada para todos los tratamientos.

Limpieza facial Profunda. Exfoliación de punta de diamante

Cuando exfoliamos la piel, a la vez la limpiamos en profundidad. Eliminamos las células muertas mejorando la oxigenación, lo que mejora la formación de nuevas células, la formación de colágeno y la captación de agua externa con lo que se consigue una mayor hidratación de la piel, que a su vez se vuelve mucho más receptiva a todos los tratamientos.

Mesoterapia facial a base de vitaminas y oligoelementos

Además de ser uno de los mejores tratamientos pre-vacaciones, también ayuda a mantener una piel revitalizada e hidratada. La mesoterapia facial es una técnica para paliar los efectos del envejecimiento de la piel del rostro. Con el tiempo, la piel comienza a perder colágeno y con esto pierde también hidratación. A esto hay que añadir los daños producidos por el sol, el frío y la contaminación.

Radiofrecuencia Facial. Rejuvenecimiento sin cirugía

El tratamiento de radiofrecuencia facial reafirma la piel, aumenta la elasticidad, atenua las arrugas y elimina las finas líneas. El tratamiento favorece la reestructuración del colágeno y la formación de nuevo colágeno. También mejora la circulación en la piel para una mejor oxigenación. El resultado, es una piel más tersa, firme y visiblemente más joven.

130€. Tratamiento de 3 sesiones de 60min.

(una por cada tratamiento)